mayo 22, 2012

21 de Mayo. Todas las guerras son por dinero
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook

Ilustración de Walter Velásquez

Sin duda el Combate Naval de Iquique es el suceso histórico más presente en la memoria de los chilenos. Si le preguntan a cualquier chileno en la calle, quién fue Arturo Prat, o que pasó el 21 de mayo de 1879, o cuantos barcos participaron en el combate cualquiera daría una respuesta bastante acertada. Es más de seguro muchos sabrían decir los nombres de los barcos y hasta recitarían las famosas palabras de Prat.

Sin embargo difícilmente sabrían fechas exactas, y lo que debería ser más importante, por qué se produjo la guerra del Pacífico.

Desde niños nos has enseñado, casi como un lavado de cerebro, que Arturo Prat es la máxima representación del patriotismo, y es el héroe chileno por excelencia. Eso indudablemente nadie lo puede negar. No existe otra figura de nuestra historia que represente el sacrificio por defender el honor de nuestra patria. Una vez leí en un introducción de la versión escrita de Star Wars una definición de héroe que me pareció de lo más acertada. Esta definición decía así:
«Un Héroe es una persona que se encuentra en el lugar equivocado, en el momento equivocado». Los héroes de Iquique estaban en el lugar equivocado, en el momento menos indicado.

Pero como todos sabemos todas la guerras son por intereses económicos, y creo que nuestros héroes del pacífico creían ciegamente que defendían la patria, que defendían a todos los chilenos, pero nunca se dieron cuenta que en gran parte defendían los intereses económicos de algunos pocos.

Las causas de la Guerra de Pacífico se venían generando debido a diferencias limítrofes entre chile, Perú y Bolivia. Las disputa por los territorios se complicaron más con la explotación del salitre. Gracias a un tratado se llegó a un acuerdo de que los beneficios por la explotación minera y de guano de los territorios en disputa se dividirían en parte iguales entre Chile y Bolivia. Un nuevo tratado hizo que Chile cediera parte de los territorios, pero con la condición que a las empresas chilenas instaladas en los territorios cedidos no se les cobraran impuestos.

En particular la Compañía de Salitres y Ferrocarril de Antofagasta tenía un acuerdo con el gobierno boliviano que le autorizaba la explotación de salitre libre de derechos por 25 años, desde la bahía de Antofagasta hasta Salinas, incluyendo el Salar del Carmen. Sin embargo el hecho de que Bolivia desconociera el tratado y decidiera rematar la empresa para cobrar los impuestos retroactivos impulsó al presidente Aníbal Pinto para ordenar la ocupación de Antofagasta.

Podríamos decir entonces que la Guerra del Pacífico se gatilló debido al remate de la Compañía de Salitres y Ferrocarril de Antofagasta. Pero ¿quiénes eran los dueños de esta empresa?.

La Compañía de Salitres y Ferrocarril de Antofagasta era una sociedad anónima, con domicilio societario en el puerto de Valparaíso. Sus accionistas fundadores eran la británica Gibbs & Cia y los chilenos Agustín Edwards Ossandón y Francisco Puelma. Su principal accionista era el chileno Agustín Edwards con el 42,16% del capital accionario (1.054 acciones). Se dice además que parlamentarios de la época tenían un pequeñisima participación en acciones de la empresa.

O sea la Guerra del Pacífico se gatilló para defender una empresa chilena-británica. Si les suena el nombre Agustín Ewards Ossandón y están pensando que tiene alguna relación con el Mercurio, están en lo correcto. Este caballero es el Tatarabuelo de Agustín Ewards Eastman, actual dueño del Mercurio, y uno de los apalancadores del Golpe Militar.

Don Agustín Ewards Ossandón fue un importante empresario y político chileno. Entre muchas cosas financió el primer ferrocarril de Chile y adquirió el diario El Mercurio de Valparaíso, que heredaría luego a su familia, y sería la piedra angular para fundar más tarde El Mercurio. Al analizar su biografía llama la atención como una de los mecanismos de enriquecimiento de Ewards Ossandón fue el facilitar insumos a los ignorantes pirquineros de la zona de Vallenar, y que cobraba mediante pagarés notariales. Este proceso terminaba muchas veces en la expropiación de los derechos mineros, los cuales luego revendía.

Es impresionante como algunas familias durante generaciones han influido la vida de los Chilenos.

Pero en fin, aunque obviamente debe de haber habido presiones políticas y económicas para comenzar la guerra, finalmente la ganamos en 1983 y se logró incorporar (usurpar) nuevas tierras al territorio chileno.

Lo malo es que desde 1883 en adelante la propiedad del salitre pasó a ser europea, llegando los británicos, en 1890, a poseer el 70%. O sea murieron chilenos, peruanos y bolivianos para que el botín se lo lleven extranjeros.

Además las condiciones laborales de los mineros en esos territorios y en aquella época son bastante conocidas. Si hasta novelas hay como Subterra y Subsole, o la famosa Cantata Santa María que recuerda la matanza ocurrida en la escuela del mismo nombre en 1907, donde un buen grupo de familias llegó a protestar, y ni siquiera por derechos que para nosotros hoy nos parecen normales (aunque no se cumplan del todo) como un salario digno, cotizaciones, salud, etc. Ellos simplemente reclamaban por que querían poder cambiar las fichas con que les pagaban, no sólo en las pulperías de la empresa, si no que también en pulperías de otras empresas para poder tener más posibilidades de adquirir bienes. Por si no lo saben las empresas mineras en aquella época esclavizaban a sus obreros pagándole con fichas que podían cambiar por comida, ropa y otro bienes. Estas fichas sólo eran canjeables en las tiendas de abastecimientos de las mismas empresas llamadas pulperías.

Pasaron los años y en la década de 1930 se inventó el salitre salitre sintético y las exportaciones de salitre se fueron a las pailas, y vino la depresión de los años '30.

Pero no importa, pues la naturaleza le regaló a nuestra tierra las mayores reservas del cobre del mundo, y cuya demanda mundial comenzó a incrementarse a fines del siglo XIX. Sin embargo poco a poco los extranjeros se fueron apoderando de la explotación del este mineras hasta que en a fines de la década del 60 se fue gestando un proceso que culminó con la Nacionalización del Cobre durante el gobierno de Salvador Allende.

Pero... las transnacionales no aceptaron esto y propiciaron el golpe militar. Luego en el Gobierno Militar, argumentando que el cobre valdría callampa en el futuro, se convenció a Pinochet que había entonces que buscar instrumentos para atraer a los inversionistas extranjeros. Es así como José Piñera crea la figura legal llamada Concesión Plena. Esta figura legal no la quisieron aprovechar las empresas extranjeras, pues no se atrevían a invertir en un país que estaba bajo una dictadura.

Aquí es donde viene la parte que me da vergüenza escribir: Durante los gobiernos de la Concertación las condiciones sociales y económicas si permitieron que las empresas extranjeras se animaran a aprovechar la Concesión Plena. Y de nuevo el 70% de la explotación del Cobre quedó en manos de empresas extranjeras.

Busto de Arturo Prat en Río Bueno

No puedo dejar de mencionar además que hay investigadores que piensa que la Guerra del Pacífico (y otraos conflictos), fue maquinada por intereses ingleses, como parte de un plan para manipular a las tempranas naciones latinoaméricanas, de manera de asegurarse en control comercial del continente (ver más abajo las referencias).

Epílogo

El 16 de mayo la Escuadra Nacional partió para hacia el Callao con su mejores barcos y sus mejores capitanes, dejando en Iquique sólo por si acaso sus barcos más penquitas y según se dice a los oficiales que consideraban más ineptos. Nadie se iba a imaginar que por esas cosas del destinos los barcos chilenos se cruzarían con los peruanos sin verse debido a la niebla.
Los barcos peruanos el Huáscar y la Independecia llegaron a Iquique y se enfrentaron a la Esmeralda, la Covadonga y el Lamar.
Nunca nadie imaginó que esos hombres menospreciados por sus superiores nos darían una tremenda lección de patriotismo, claro, estaban en el lugar equivocado en el momento equivocado, o quizá en el lugar y momento precisos para convertirse en héroes.

Sin embargo pareciera que al final Prat y todo los héroes de Iquique murieron por la puras pues lo que creían que defendían lejos estaba de dar el beneficio que corresponde a sus compatriotas.

Por eso es bueno retomar las palabras de Arturo Prat: «¡Muchachos!: La contienda es desigual, pero ánimo y valor. Nunca se ha arriado nuestra bandera ante el enemigo y espero que no sea ésta la ocasión de hacerlo...». Debemos luchar por recuperar los recursos naturales para que vuelvan a ser chilenos, o por lo menos el facilitárselos a los privados implique un verdadero beneficio social para el país.

Fuentes:
Guerra del Pacífico en Wikipedia

Compañía de Salitres y Ferrocarril de Antofagasta en Wikipedia

www.batallas.org :: Ver tema - La Cia Anón. Salitre y Ferrocarril de Antofagasta ...causa??

Biografía Agustín Edwards Ossandón

Matanza de la Escuela Santa María de Iquique

Historia del Salitre

Chilenización del Cobre

John Thomas North, El Rey del Salitre

La Guerra del Pacífico fue concebida en Londres

1 comentario:

AudeX dijo...

buen resumen viejo, para los patrioteros trasnochados.

ojala con el litio no nos afilen saludos