diciembre 28, 2017

El Día de Los Inocentes y el miedo a quedar obsoleto
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook

Strage degli innocenti (Masacre de inocentes, 1557), autor Daniele Ricciarelli da Volterra.

«Surge así una especie de Complejo de Herodes, donde aquellos que han estado mucho tiempo en una posición de poder, temen que lleguen otros más jóvenes y los dejen obsoletos.»

Habitualmente el 28 de celebra como el día de los inocentes y la mayoría de la gente este día es un día para hacer bromas.

Sin embargo hay que recordar que el día de los inocentes se celebra por que según la leyenda, Herodes por temor a que se cumpla la leyenda que sería destronado por un nuevo rey mandó a matar a todos los primogénitos judíos. José y María fueron alertados por los sabios (conocidos como los 3 Reyes Magos) y se echaron el pollo a Egipto con su primogénito Jesús, donde probablemente ese niño adquiriría sus conocimientos esotéricos.

Este relato es similar al de otras leyendas donde reyes y dioses temían ser asesinados por dioses o héroes más jóvenes, muchas veces sus propios hijos como es el caso del dios de la mitología griega Chronos, que devoraba a sus hijos por que sabía que uno de ellos lo asesinaría. Sin embargo su esposa le dio una piedra a devorar para salvar a unos de ellos. Este niño, Zeus, creció y finalmente acabó con su padre. Hay que hacer notar que a su vez Chronos también había acabado con su padre Urano en una era anterior, quien también trató de impedir que sus hijos acabaran con él.

En la misma Biblia la historia se repite con personajes como Moisés o David.

Como vemos los jóvenes están destinados muchas veces a cambiar lo que hicieron sus padres. Surge así una especie de Complejo de Herodes, donde aquellos que han estado mucho tiempo en una posición de poder, temen que lleguen otros más jóvenes y los dejen obsoletos. Muchas veces estos veteranos hacen lo imposible para hacer fracasar a las nuevas generaciones.

Este complejo lo vemos en muchos ámbitos de la sociedad como por ejemplo la política, donde los líderes viejos cuestionan a los más nuevos y muchas veces se burlan de ellos. Incluso uno lo ve en la pega cuando llega gente nueva y los más antiguos sienten que sus puestos de trabajo peligran.

No seamos como Herodes, y no seamos unos viejos culeaos que temen quedar obsoletos. Facilitemos con humildad el recambio en todos los ámbitos de la sociedad y aportemos con nuestra experiencia cuando se pueda.

No hay comentarios.: